Indai Informa es una plataforma para estar conectados, con un Blog lleno de contenidos inspiradores, valiosa información a tu alcance en "Artículos esenciales" y cursos de formación. Queremos recoger tus impresiones y seguir mejorando día a día. ¡Apasiónate!
18
jul

En la gestión del tiempo no hay nada más importante que saber qué es lo importante

gestiontiempoempresa

Félix Torán, autor de El tiempo en tus manos, nos habla de cómo gestionar el tiempo para ser productivos y a la vez felices.

Publicado en 2012, “El tiempo en tus manos” (Ed. Luciérnaga Nova) se ha convertido en un clásico de la gestión del tiempo para tener una vida plena. Su autor, Félix Torán, es el perfecto ejemplo de cómo gestionar eficazmente el tiempo: doctor en Ingeniería Eléctrica, trabaja en la Agencia Espacial Europea, ha escrito 14 libros de crecimiento personal y más de un centenar de publicaciones científico-técnicas, imparte conferencias y participa en numerosos congresos, además de practicar meditación a diario, ejercicio físico todas las semanas y no descuidar su vida familiar. Casi toda su vida ha escuchado la misma pregunta: “¿cómo puedes hacer cada día tantas cosas sin estresarte?” Él defiende que se trata de un poder que todos tenemos y que podemos aprender a utilizar: “La clave está en los tres pilares de la gestión del tiempo personal: utilizar técnicas para aprovechar mejor el tiempo, usar el poder de la mente subconsciente y gestionar mejor nuestra energía”.

Antes de leer la entrevista, conviene aclarar un concepto importante para entender su filosofía sobre la correcta gestión del tiempo, la diferencia entre el tiempo verdadero y el tiempo falso: “El verdadero tiempo es el ahora, el único instante que existe; todo el universo está contenido “ahora” en el momento presente. Es el tiempo que nos vincula al plano espiritual, el único en el cual podemos encontrar la felicidad –explica-. Y hay otro tiempo que utilizamos muy a menudo, lo que llamo el falso tiempo, que es el vinculado al mundo material; es el tiempo del reloj, de la agenda, el tiempo psicológico del ayer y el mañana… Este tiempo no existe realmente, lo creamos en la mente cada vez que lo tenemos que utilizar, y hace uso de facultades mentales subjetivas como la imaginación y la memoria. Sólo la combinación de ambos tiempos nos llevará a ser productivos y felices”.   

Usted dice que obtener la máxima productividad a costa del estrés –y, por tanto, de la salud-, no es recomendable, y que la verdadera gestión del tiempo implica ser productivos y a la vez felices.

Esa es la clave. Si nos centramos en la tradicional gestión del tiempo americana, muy extendida en el mundo occidental, todo está basado en la razón -en lo que llamo falso tiempo-, y en la productividad. Pero por esa vía no se puede obtener la felicidad, que se encuentra en el verdadero tiempo, que es el momento presente. Si nos alejamos de éste e inclinamos demasiado la balanza hacia la productividad aparecerá el estrés y la enfermedad. Mucha gente vive en el mundo de lo urgente y hace cosas que no son importantes para ellos, sino para otros. Hay que salir de ahí; estar ocupado no es malo, siempre y cuando estemos hablando de trabajo y no de esfuerzo. La solución está en el equilibrio: usa el tiempo productivo tanto como te sea necesario y útil en tu vida, pero no olvides conectar con el verdadero tiempo en tu día a día. La sabia combinación de ambos tiempos nos llevará a ese maravilloso equilibrio productividad/felicidad. Y para ello hay una clave muy importante, el mindfullness. Con la práctica de esta técnica de meditación puedes llegar a pasar todo el tiempo en conexión con el presente, incluso cuando usas el falso tiempo.

– “El tiempo en tus manos” se divide en tres partes: comprender correctamente el tiempo; herramientas y técnicas para obtener mejores resultados de nuestro tiempo; y comprender leyes universales y utilizarlas a nuestro favor. ¿Podría explicar cada una de ellas?

Para gestionar algo primero tienes que comprenderlo, y eso significa enfrentar esa naturaleza falsa creada por la mente y comprender la realidad del verdadero tiempo; sólo tener consciencia de eso ya te cambia la vida. Luego hay que aprender a gestionarlo, y esto significa aprovecharlo más (mediante herramientas y técnicas: agendas, planificaciones, etc), pero también desaprovecharlo menos, evitando los ladrones de tiempo que provocan que se nos escape. Otro pilar es aprender a gestionar la energía, porque tiempo y energía van cogidos de la mano. Puedes hacer muchas cosas pero llegar al final del día destrozado (acabas pagándolo con la salud) o puedes rendir un montón pero no hacer nada realmente importante, lo que no te lleva a ninguna parte. Por último, hay una serie de leyes universales metafísicas cuyo conocimiento nos hará mejores gestores del tiempo: la ley de causa y efecto, la ley de la autocreación (pequeños cambios en nuestra mente conducen a grandes cambios en nuestra vida), las leyes de la vibración y el ritmo, la ley de la atracción (saber lo que deseamos elimina resistencias mentales), etc.

¿Cuál es el primer paso a dar para mejorar la gestión del tiempo?

En la gestión del tiempo no hay nada más importante que lo importante. Para tener el tiempo en tus manos lo primero que hay que hacer es separar lo que es importante de lo que no lo es, y para eso necesitas un criterio. Cuando lo tienes claro la vida te cambia. Muchas personan tienen esa línea mal colocada y creen que todo lo que hacen durante el día es importante; pensar así es señal inequívoca de mala gestión del tiempo. El criterio que separa lo importante de lo no importante es lo que yo llamo la misión (¿cuál es la razón de lo que hago?; ¿qué aporta?) y la visión (mi sueño a largo plazo; cómo me gustaría vivir). Todos necesitamos definir una visión y encontrar la misión con la que hemos venido al mundo; cuando tienes bien centradas y definidas ambas todo lo demás encaja. Luego, hay muchas técnicas y herramientas de gestión del tiempo, pero no hay que agobiarse con ellas. Más vale centrarse en unas pocas herramientas que te resulten útiles que intentar dominarlas todas.

¿Tiene esto que ver con el Principio de Pareto que cita en su libro?

Sí y no. Tiene que ver porque se trata de detectar lo que es más importante y concentrar nuestros esfuerzos en estas tareas, pero luego dentro de las tareas importantes también puedes aplicar el Principio de Pareto, que dice que el 80% de los resultados que obtenemos vienen del 20% de nuestros esfuerzos. Se trata de encontrar cuales son las tareas importantes que más resultados te dan, y poner ahí tu mayor esfuerzo. Cuando lo haces equilibras tiempo y energía.

Según usted “el cóctel de la buena gestión del tiempo consiste en cuatro partes de disciplina y una de improvisación”. ¿El buen gestor del tiempo debe ser sobre todo disciplinado y saber a dónde se dirige?

Por supuesto; es como un programa de radio o TV; si lo dejas todo a la improvisación saldrá mal. Se trata de planificar bien, aplicar buenas técnicas y ser disciplinado… aunque también hay que entender que por mucho que prepares las cosas a veces se tuercen y hay que improvisar. Pero incluso improvisando, dentro de un marco de disciplina van a dar muchos más frutos que si se te ocurren así sin más.

[N.R: Algunas recomendaciones que da el autor para una buena planificación: acostúmbrese a trabajar con agenda, calendarios y lista de tareas; dedicar una hora al comienzo de cada semana para planificar los principales eventos de la misma; dedicar unos minutos al comienzo de cada día para planificar la jornada, señalando los objetivos importantes y marcando metas claras y plazos concretos; clasifique las citas y tareas por urgencia e importancia; cada día, empiece por las tareas importantes y, dentro de estas, por aquellas que sean más urgentes; al final de cada día repasar mentalmente lo realizado y evaluar el progreso respecto a las metas fijadas; asignar días y horas concretas para los procesos que repetimos con frecuencia y nos resultan esenciales, como hacer deporte, meditar, etc; así generamos hábitos con facilidad].

Ladrones de tiempo

Los llamados ladrones de tiempo nos retrasan y separan de nuestro objetivo. ¿Cómo podemos evitarlos?

Interrupciones, reuniones improvisadas, incorrecta gestión del email o dispositivos electrónicos, el desorden, la multitarea, no saber poner fin a las tareas… todo esto pueden ser ladrones de tiempo. Pero es algo personal y cada uno tiene que encontrar los suyos. En el libro enseño ejercicios para detectar estas fugas de tiempo y posibles soluciones (p.ej. respecto al email, no es recomendable revisar cada correo electrónico según va llegando, eso nos desconcentra y hace perder tiempo; es mejor reservar varios intervalos al día para leerlos y contestarlos), pero realmente no hay ninguna solución universal; cada uno debe buscar la suya. Y sobre la multitarea, no hay que confundirla con llevar varias cosas o proyectos a la vez, dedicando tiempo a todos de manera organizada, que no tiene nada de malo.

¿Es cierto que cada vez que perdemos la concentración por una interrupción tardamos 10/15 minutos en volver a recuperarla?

Sí. Yo lo equiparo a lo que pasa con un avión. Cuando tiene que despegar tarda en encontrar la pista, recibir la autorización, despegar, alcanzar la altura de vuelo… Imagina si a mitad de despegue le toca dar la vuelta y volver a repetir el proceso. Con los ladrones de tiempo pasa lo mismo; si te interrumpen cuando estás en mitad de una tarea plenamente concentrado, luego vas a gastar unos minutos en recuperar la concentración, y si esto se repite varias veces al final te agotas. Así que evitarlo es una buena técnica para evitar ladrones de tiempo y de energía. Cada cual debe encontrar su fórmula, porque hay quien no puede poner un cartel de “no interrumpir” en su lugar de trabajo.

Explica que debemos gestionar nuestro propio tiempo y no permitir que los demás controlen nuestra agenda. Pero esto no siempre es posible…

Aunque a veces parezca complicado, es muy importante. Debes hacer todo lo posible para tener un buen control de tu tiempo, porque de lo contrario eres tú quien está en manos del tiempo y en manos de los demás. Tu tiempo te pertenece a ti, y si en un momento dado la vida no te permite poner el tiempo en tus manos y tomar esas decisiones, por lo menos puedes hacer pequeños cambios dentro de ti (cambiar tu misión, cambiar tu visión, empezar a realizar pequeñas acciones) para que algún día eso cambie y puedas tomar el control de tu tiempo.

– También dice: “No existen las personas con poco tiempo. Lo que sí hay son personas que no aprovechan o gestionan correctamente el tiempo”.  

Así es, y además la frase de “no tengo tiempo para nada” es una afirmación reactiva, es como decir “no me hago responsable de mi vida ni de mi tiempo”. Puedo comprender que hay personas muy ocupadas, pero eso no quiere decir que no tengas control de tu tiempo; puedes gestionarlo y hacer cosas para darle la vuelta. Y cuidado con repetir mucho este tipo de frases porque se convierten en mantras y acaban actuando como creencias limitantes cuando se instalan en el subconsciente.

 ¿Cuáles son las cualidades básicas de un buen gestor del tiempo?

Para empezar, una persona que gestiona bien su tiempo posee capacidad de concentración, lo cual te otorga una gran claridad mental a la hora de pensar. Tiene capacidad de visualizar su tiempo, su jornada, de poder organizar en su mente las tareas… Además, es una persona disciplinada que utiliza herramientas que le ayudan a trabajar con metas claras y plazos definidos, y a finalizar todo lo que empieza. Tiene muy clara cuál es su misión y su visión y, por lo tanto, qué es lo importante en cada aspecto de su vida. Pero sobre todo es una persona proactiva, que no espera a que las cosas pasen, sino que está dispuesto a actuar, a hacer cosas para generar cambios, a tomar las riendas de su tiempo y de su vida.

– Repasando su currículum, es evidente que ha alcanzado la fórmula de Productividad + Felicidad. ¿Cómo puede hacer tantas cosas?

Pienso que el conocimiento humano no es solamente racional, también es de tipo espiritual, porque no solo llega por la vía de la razón, también lo hace por la vía del subconsciente, la intuición, la inspiración… Desde pequeño estos conceptos los he tenido muy claros y los he aplicado de manera natural, aunque he necesitado años para poder intelectualizarlos y expresarlos con claridad. Son las 10:00 de la mañana y ya he meditado una hora, me he dado un baño en la piscina, he hablado contigo, ahora voy a trabajar -aunque hoy es festivo nacional en Francia, donde resido- y esta noche me voy a Valencia en coche. Y sin embargo, no padezco ningún estrés, duermo mis 8 horas diarias y gestiono bien mi tiempo y energía. Viajo mucho, pero si te sabes organizar puedes aprovechar los tiempos de espera y hasta un jet lag puede ser útil. 20 minutos antes de una presentación en público me puedes ver con el teclado escribiendo un artículo, y para mí eso no es estresante; es una pasión, disfruto con ello, porque tengo claro mis objetivos. No soy superior ni tengo ningún poder mágico; si yo lo puedo hacer lo puede hacer cualquiera.

Fernando Belda

Si te ha gustado este artículo y quieres ser el primero en recibir cada publicación nueva directamente en tu correo, suscríbete al blog en la parte derecha de esta página 100% libre de spam.

Escriba un comentario

*