Indai Informa es una plataforma para estar conectados, con un Blog lleno de contenidos inspiradores, valiosa información a tu alcance en "Artículos esenciales" y cursos de formación. Queremos recoger tus impresiones y seguir mejorando día a día. ¡Apasiónate!
11
jul

El rendimiento social, medioambiental y económico

src

El rendimiento social y medioambiental de una empresa afecta a sus resultados económicos. Su comportamiento socialmente responsable también puede resultarle rentable. La reputación social y medioambiental de una empresa también influye en su cotización en bolsa.

La productividad de los empleados. La responsabilidad social tiene diversos efectos positivos sobre la relación entre la empresa y sus empleados. Las personas prefieren trabajar para empresas consideradas “buenas”, de las que se puedan sentir orgullosas; no les gusta tener que justificarse por trabajar donde trabajan ante sus familiares y amigos. Por ello, a las organizaciones con “buena imagen” les resulta más fácil contratar, mantener y motivar a los empleados que a aquellas otras que no pueden presumir de dicha imagen.

La afirmación de Adam Smith de que “al seguir su propio interés, un individuo a menudo promueve el interés de la sociedad más efectivamente que cuando lo hace intencionadamente” fue una idea reveladora en su tiempo, pero tiene sus limitaciones a la hora de explicar el funcionamiento de la economía moderna. Entre ellas, la dificultad de superar las diferencias entre costes privados y sociales y la neutralidad del concepto de Smith con respecto a la distribución de ingresos y riqueza.

Al mercado no le preocupa que algunos individuos sean muy pobres y otros muy ricos, pero a la sociedad sí. Estas limitaciones tienen su expresión en dos problemas muy comunes en la actualidad: la contaminación que daña el medio ambiente y las diferencias salariales entre ricos y pobres, que llegan a alcanzar unas dimensiones desproporcionadas.

Contrariamente al famoso pensamiento de Marx de que “el capitalismo contiene las semillas de su propia destrucción”, estos dos problemas del sistema capitalista han conseguido generar, en parte, sus propias soluciones. El activismo en el mercado de capitales, los sistemas legales y el activismo político, que a menudo van unidos, en muchos casos han encontrado maneras de reconciliar intereses sociales y corporativos. Aunque no del todo y no siempre, estos casos parecen indicar la dirección hacia la que nuestros sistemas sociales y económicos deben evolucionar.

Las preocupaciones de la sociedad sobre la contaminación, el cambio climático y la desigualdad tienen capacidad de generar incentivos a los que el mundo corporativo responde y, en ese proceso, mejoran la sociedad y el mundo.

Si te ha gustado este artículo y quieres ser el primero en recibir cada publicación nueva directamente en tu correo, suscríbete al blog en la parte derecha de esta página 100% libre de spam.

Escriba un comentario

*