El impacto de la transformación digital en la generación de riqueza y empleo | Consultoría estratégica de marketing y comunicación - INDAI
Indai Informa es una plataforma para estar conectados, con un Blog lleno de contenidos inspiradores, valiosa información a tu alcance en "Artículos esenciales" y cursos de formación. Queremos recoger tus impresiones y seguir mejorando día a día. ¡Apasiónate!
18
jul

El impacto de la transformación digital en la generación de riqueza y empleo

impactogeneracionriqueza

Nadie discute que el proceso de digitalización en el que nos encontramos está transformando, una a una, todas nuestras prácticas socioeconómicas, ni tampoco su papel como el driver principal de cambio para el futuro.

Las tecnologías de la información han contribuido de forma significativa al crecimiento de las economías desarrolladas en la última década.

Outlon (2012) estima la contribución del uso de las TIC en el conjunto de la economía y la contribución media anual en más del 0,4% del PIB en un gran número de economías. Asimismo, si el uso de las TIC se intensificara en los distintos países hasta niveles de uso similares a los de Suecia, la economía digital produciría por si sola un crecimiento medio anual del 0,6% en gran parte de las economías desarrolladas.

Mediante estimaciones de análisis econométrico se calcula que pese a la desfavorable situación económica mundial en 2011 la digitalización contribuyó en más de 193.000 millones de dólares a la economía mundial y generó alrededor de 6 millones de puestos de trabajo en todo el mundo.

Según las estimaciones, el incremento del 10% en la digitalización de un país representa un 0,75 por ciento de crecimiento de su PIB per cápita.

En las economías desarrolladas, la digitalización mejora la productividad y tiene un efecto medible en el crecimiento.

No obstante, el resultado a corto plazo puede ser la pérdida de empleos poco cualificados y el envío de puestos de bajo valor añadido a países emergentes donde la mano de obra es más barata.

Por el contrario, los mercados emergentes están más orientados a la exportación e impulsados por sectores más comerciales, por lo que la digitalización tiende a favorecer el empleo.

Mientras que, como hemos visto, la digitalización es el gran motor de generación de riqueza y empleo y, por tanto, se requieren más políticas que permitan reducir los factores que impiden y frenan su pleno desarrollo (mejora de las infraestructuras que permitan la conectividad, más capacitación para organizaciones, profesionales y ciudadanos y disminución de la regularización y la intervención por parte de los Estados).

Asistiríamos, por tanto, a lo que los autores llaman el «gran desacoplamiento», es decir, la separación creciente entre la curva de crecimiento económico y la de incremento en el número de empleos. Nos estaríamos acercando, en palabras de Brian Solis, a una Era de Darwinismo digital, donde la tecnología y la sociedad evolucionan más rápido que la habilidad de las empresas para adaptarse a ellas. Hay tres grandes respuestas a esta paradoja. Los que opinan que nos encontraríamos ante una crisis cíclica más, como ha venido sucediendo históricamente; los que sugieren que estamos ante una fase prolongada de estancamiento de la economía o, como tercera posibilidad, los que sostienen que nos enfrentaríamos a un fenómeno sin precedentes: el fin del trabajo provocado por un exceso de tecnología.

Si te ha gustado este artículo y quieres ser el primero en recibir cada publicación nueva directamente en tu correo, suscríbete al blog en la parte derecha de esta página 100% libre de spam.

Escriba un comentario

*