Indai Informa es una plataforma para estar conectados, con un Blog lleno de contenidos inspiradores, valiosa información a tu alcance en "Artículos esenciales" y cursos de formación. Queremos recoger tus impresiones y seguir mejorando día a día. ¡Apasiónate!
07
feb

Crear una Organización Innovadora.

El desarrollo de nuevos productos y servicios y nuevas formas de competir en el mercado requiere una serie de competencias específicas que deben ser internalizadas y fomentadas.

Debe ser una actividad proactiva, alineada con el plan estratégico de la empresa, grupal y multidisciplinar, que coordina las acciones desde el interior de la empresa (mejora continua y explotación del valor existente) con las realizadas desde el exterior (de ruptura o de nuevos escenarios de oportunidad). Siempre debe estar orientada al corto plazo, con objetivos claros y bien definidos y a la aplicación del conocimiento ya existente en la organización o en su exterior. Cuando la actividad de innovar consigue generar un escenario de oportunidad nuevo en forma de categoría de servicio o producto, en base a un conocimiento existente en la organización (ya amortizado y robusto), se produce una aceleración del desarrollo de la empresa, como si hubiese encontrado un atajo en su trayectoria.

La innovación en clave personal trasciende a las metodologías y procesos. Se basa en la actitud del profesional frente a la vida en general. Actitud emprendedora, que se genera desde la persona y se irradia al colectivo: persona/grupo/empresa (país). Tiene mucho de facilidad para adaptarnos a los cambios y explotar lo mejor de ellos. Por eso las personas innovadoras están especialmente preparadas para los tiempos que vivimos.
Son interesantes las conclusiones obtenidas por un estudio realizado por COTEC sobre la forma en que se organiza y fomenta la innovación en las empresas. Las organizaciones con una fuerte cultura innovadora cuentan con una serie de rasgos definitorios como los siguientes:

1. Orientación hacia la innovación. Las empresas que innovan tienen arraigada una cultura innovadora: valores, hábitos y prácticas. Está impulsada al máximo nivel y es compartida por todos los trabajadores.
2. Participación. La innovación requiere poner sobre la mesa multitud de habilidades, recursos y conocimientos. La innovación es un proceso complejo que se caracteriza por su transversabilidad. Afecta a diferentes departamentos de la empresa: diseño, marketing, planificación, producción, calidad, comercial, administración. Debe existir un ambiente de confianza, colaboración y aprendizaje compartido. El trabajo en equipo es indispensable y un ambiente adecuado mejora sensiblemente los resultados. En cambio, la falta de unión del equipo hace fracasar los proyectos.
3. Comunicación. Debe existir una cadena de transmisión de los conocimientos desde las personas que los manejan hacia el proyecto. Una buena conexión es fundamental.
4. Creatividad. Se debe premiar la generación de nuevas ideas e iniciativas innovadoras.
5. Tolerancia a los errores. Innovar en muchas ocasiones es sinónimo de errores, de tropiezos y de fracasos. Aquí siempre se pone un ejemplo archiconocido. Las notas post it fueron el resultado de un sonado fracaso en busca de nuevos adhesivos de un trabajador de 3M. ¿Qué lo convirtió en un éxito?: la cultura innovadora, la creatividad, la tolerancia al fracaso, etc.
6. Personas. Las empresas innovadoras cuentan con políticas de personal para reclutar, atraer, formar, motivar, evaluar y retener empleados cualificados para la I+D+i. Deben ser capaces de actuar como integrantes de la organización, como componentes de un grupo de investigación y como individuos (triple visión).
7. Integración de equipos. La sinergias de los empleados en el funcionamiento de un proyecto de innovación debe ser considerada. Se deben determinar los perfiles más adecuados para el proyecto y buscarlos dentro o fuera de la organización.
8. Liderazgo. Debe existir un líder con capacidades de comunicación, facilitador y motivador del proceso de innovación. El líder debe prestar atención a la transmisión de los objetivos del proyecto, fomentar la motivación y el compromiso.
9. Colaboración con otras entidades. La innovación supone enfrentarse a retos desconocidos. Ninguna empresa dispone de todas las respuestas. La colaboración con clientes, colaboradores, centros tecnológicos, proveedores, socios estratégicos…es una parte muy significativa del éxito de un proyecto innovador.
10. Presupuesto. Como cualquier proyecto nuevo, la Innovación requiere que se destinen recursos económicos suficientes. Aquí es interesante establecer un planteamiento que considere la financiación externa mediante la obtención de ayudas.
11. Vigilancia tecnológica. Las empresas innovadoras establecen procesos formales para identificar oportunidades de innovación. Esto incluye la identificación de fuentes internas (empleados) y de fuentas externas (clientes, colaboradores, proveedores, centros de conocimiento…)
12. Estandarización del proceso. Las empresas innovadoras tienen definido el proceso de innovación.

Si te ha gustado este artículo y quieres ser el primero en recibir cada publicación nueva directamente en tu correo, suscríbete al blog en la parte derecha de esta página 100% libre de spam.

Escriba un comentario

*