Indai Informa es una plataforma para estar conectados, con un Blog lleno de contenidos inspiradores, valiosa información a tu alcance en "Artículos esenciales" y cursos de formación. Queremos recoger tus impresiones y seguir mejorando día a día. ¡Apasiónate!
28
oct

8 Problemas de la falta de planificación

8problemasdelafaltadeplanificacion

¿Tienes dificultades para planificarte y esto te causa problemas en tu negocio y en tu vida?

La falta de planificación es la principal causa del fracaso en los negocios, y en cualquier área de la vida. ¿Te imaginas poder casarte sin dedicar tiempo y energía a planificar la boda? Obviamente todo el mundo planificaría el día de su boda con todo lujo de detalles, o lo encargaría a un experto para evitarse problemas. Sin embargo, muy poca gente planifica su vida conyugal. Lo que en muchas ocasiones desemboca en la rutina y el aburrimiento, y esto desencadena la ruptura.

Si bien es cierto que muchos emprendedores planifican con mucho mimo la apertura de su negocio, también lo es que luego le dedican muy poco tiempo o nada a planificar el buen funcionamiento del negocio. Y ello origina problemas de organización y gestión que pueden llevar al traste con cualquier empresa.

“Nadie planea fracasar, pero la mayoría de los que fracasan no tenían un plan.”

Planificar con antelación los objetivos y detallar en un plan de acción las tareas necesarias para lograrlos, no garantiza el éxito empresarial, pero reduce en gran medida las posibilidades de error y fracaso. Ahora bien, no planificar sin lugar a dudas conlleva una serie de problemas graves. Es posible que en el corto plazo no se note el efecto de estos problemas originados por la falta de planificación. Quizás al principio se trate de pequeños inconvenientes sin importancia que se van sorteando, pero a la larga la suma de muchos pequeños problemas originan un grave problema de difícil solución.

“Si no planificas el éxito, planificas el fracaso.”

Desde mi punto de vista y mi experiencia, es preferible fallar al planificar y tener que reajustar la planificación, a no planificar e ir actuando sobre la marcha. Conozco empresarios que trabajan con la filosofía de la improvisación, lo que les causa muchos dolores de cabeza. Estas personas se defienden con la idea de que es imposible controlarlo todo. Y es cierto. Pero nunca olvidaré la gran frase que un amigo, profesor de negocios y emprendedor, me dijo en una ocasión:

“Se improvisa mejor lo que se planifica primero.”

PRINCIPALES PROBLEMAS DE LA FALTA DE PLANIFICACIÓN

  1. Estrés y ansiedad. La emoción de enfrentarse a lo desconocido eleva los niveles de adrenalina en el cuerpo, y hay quien se vuelve adicto a ello. Hay un estrés positivo que nos da energía extra, nos permite estar alertas y tener los sentidos despiertos. Pero si esta adrenalina no se quema con alguna actividad física real se acumula en el organismo e intoxica nuestros órganos. El no saber a qué atenerse ni por dónde tirar de forma continuada y prolongada en el tiempo llega a desquiciar a la persona más zen.
  2. Descontrol de horarios. Cuando improvisas continuamente sabes cuando empiezas tu jornada, pero no cuando la terminas. Las personas que no planifican quieren abordar en el día todas las tareas que les surgen, lo que les exige un nivel de actividad muy exigente, pues todo lo que se empieza debe ser acabado. Eso en ocasiones puede ser muy rentable, sin embargo agota al más “pintao” y acaba con cualquiera. Y en el mejor de las casos tu salud te da un susto antes de que sea demasiado tarde.
  3. Desequilibrio personal. El que no planifica en su trabajo tampoco lo hace en el resto de áreas de su vida. Nada se consigue casualmente. Los hábitos saludables son fruto de una buena planificación del tiempo. Igualmente, la prosperidad y la riqueza es la consecuencia de una buena planificación financiera. Y es obvio decir que hacer planes con amigos o familia también necesita de una mínima atención para que salgan bien. Y las consecuencias en las relaciones, en la salud, y en el bolsillo de la falta de planificación son nefastas.
  4. Conflictos personales. El mayor riesgo de la falta de planificación en nuestras relaciones es la cantidad de malos entendidos que se producen por ello. Normalmente necesitamos de otras personas para cumplir nuestros objetivos, ya sean personales o profesionales. Una mala o nula planificación afecta a esas personas de nuestro entorno de manera directa, pues cada cual va a intentar resolver la situación a su manera, y si no hay consenso, hay desacuerdo.
  5. Mala delegación. No planificar conlleva no delegar tareas o responsabilidades, lo que sin lugar a dudas implica una sobrecarga de trabajo sobre humana. Además de la sensación de tener que hacerlo todo solo/a, de ser la única persona en el mundo capaz de sacar tu negocio adelante, y de caer en el papel de víctima de las circunstancias.
  6. Falta de creatividad e innovación. El estar todo el día trabajando en las tareas urgentes y atendiendo contratiempos deja poco espacio para la reflexión y el análisis. Aunque sea cierto que la necesidad agudiza el ingenio, en una atmósfera de trabajo dominada por las prisas y la presión de los plazos es muy poco probable que surjan nuevas ideas o soluciones innovadoras. Y eso se traduce en un estancamiento de la productividad y en falta de crecimiento empresarial.
  7. Falta de visión. Si no dedicas el tiempo suficiente a planificar tu negocio o tu futuro es, sin duda, porque no has desarrollado una visión clara de adonde quieres llegar. Y lo que muchas veces encierra esta falta de objetivos claros es una falta de creencia en ti o en el proyecto. Sin visión no hay motivación para planificar, y sin planificación no hay visión que desarrollar.
  8. Falta de rumbo. Cuando un empresario o emprendedor no planifica su tiempo o su jornada laboral adecuadamente navega sin rumbo hacia ningún lugar. Uno de los síntomas de esta falta de rumbo es sentir desbordamiento por estar de apagafuegos continuamente y no distinguir lo urgente de lo importante. Además cuando no hay una hoja de ruta preestablecida y un plan de acción predefinido tampoco podemos medir el progreso y el avance.

“Cuando un barco navega sin rumbo cualquier viento es favorable.”

Fuente: Emma García

Si te ha gustado este artículo y quieres ser el primero en recibir cada publicación nueva directamente en tu correo, suscríbete al blog en la parte derecha de esta página 100% libre de spam.

2 Comentarios

  1. Ronald Chuman CArmen Dice:

    Preciso, objetivo.
    buen aporte.

  2. Ignacio Dice:

    Muy buen aporte

    Todo muy claro y perfecto para poner en practica

Escriba un comentario

*